Joyas malditas

El Diamante Hope tiene un intenso color azul marino, tiene un peso de tiene un peso estimado de 45.52 quilates y su procedencia es India. Cuenta la leyenda que fue tallado por una deidad solar y fue robado del ojo de un ídolo esculpido en honor a la diosa hindú Siva. Tras el robo su primer propietario fue Juan-Baptiste Tavernier, que al poco tiempo de su compra se arruinó totalmente, tras ello huyó a Rusia donde se encontró su cadáver helado y semidevorado por los animales de la estepa…

EL siguiente propietario sería Luis XIV, monarca de Francia, quién compró la joya –desconociendo su historia negra- para su amante Madame de Montespan, la desgracia persiguió a la amante del rey y cayó en desgracia hasta el día de su muerte en 1707, años después (ocho) el rey mostró la joya al embajador de Persia… Sería la última vez que la viera, murió meses después.

En 1774 reaparece en el esbelto cuello de María Antonieta, reina de Francia, esposa de Luis XVI, el diamante había estado 60 guardado pero la joven y codiciosa reina osó lucirla… Sería guillotinada en el transcurso de la Revolución Francesa junto a su esposo…

El diamante fue cortado en dos mitades, siendo adquiridas una de ellas por el Duque de Brunswick, Carlos Federico Guillermo, quién se arruinó al poco tiempo de adquirirla. La otra mitad la adquirió el coleccionista Wilhelm Fals de Holanda, cuya tragedia hizo que muriera poco tiempo después a manos de sus propio hijo por robarle el diamante, éste, después del robo, se suicidó…

El Diamante Azul llegó a Inglaterra, para ser propiedad del rey Jorge IV quién mandó incrustar la joya en la corona de la realeza… Al poco tiempo murió. Pasó después al príncipe Iván Kanitowski, quien lo regaló a una vedette que moriría asesinada días más tarde…


El armador griego Simón Montarides, Abdul Hamid II y la familia MacLean fue sus posteriores propietarios y también les persiguió la mala suerte teniendo muertes trágicas, ya la leyenda negra se lo atribuía al Diamante maldito… En 1958 el Museo Smithsoniano de Historia Natural lo adquiere al joyero Harry Winston no volviéndose a producir ningún hecho luctuoso en torno a él.


Su nombre se lo debe a que en 1824 el diamante reapareció fue adquirido –para su colección- por parte de Henry Phillip Hope, al que no le fue mucho mejor que a sus anteriores propietarios y muere en 1839.

Sus propietarios fueron:

  1. Jean-Baptiste Tavernier (1689): muerto de frío y medio devorado por las alimañas.

  2. Nicolás Fouquet (1680): en prisión.

  3. Luis XIV (1715); gangrena.

  4. Princesa de Lamballe (1792): linchada.

  5. Luis XVI y María Antonieta (1793); decapitados en la Revolución francesa.

  6. Catalina la Grande (1796): apoplejía/infarto.

  7. Wilhelm Fals; asesinado por su hijo Hendrik.

  8. Hendrik Fals (1830): suicidio.

  9. Jorge IV (1830): locura.

  10. Francis Beaulieu: hambre.

  11. Henry Philip Hope (1839):

  12. Henry Thomas Hope (1862):

  13. Jacques Colot (1904): suicidio por problemas mentales.

  14. Lorens Ladue: asesinada por su amante Iván Kanitowski.

  15. Príncipe Iván Kanitowski: asesinado por revolucionarios.

  16. Subaya Hamid (1908): asesinada por su esposo:

  17. Abdul Hamid II: depuesto en 1909 por la sublevación militar de los Jóvenes Turcos.

  18. Simón Montarides y familia: su carruaje cayó por un precipicio.

  19. Vincent McLean (1938): atropellado.

  20. Ned McLean (1941): locura.

  21. Elizabeth McLean (1946): sobredosis.

  22. Evalyn Walsh McLean (1947): morfinomanía

  23. Harry Winston (1978): ataque de corazón.

El Diamante Orlov Negro o también llamado “El Ojo de Brahama”, al igual que el Diamante Hope, fue una joya robada de un ídolo, existen en el sentido de que fue utilizado como el ojo de la estatua de Sri Ranganatha, deidad a la que se había consagrado el templo de Srirangam en el sur de la India, por un soldado francés que al poco murió de forma horrible. El diamante llagó a manos del príncipe Orlov que lo regaló a la zarina Catalina II, en manos del poder real –de la monarquía de los Romanov- estuvo hasta la Revolución Rusa de 1917.

Reapareció en 1932 en la persona de J. W. Paris, que se dedicaba a la compra de diamantes y la llevó a Estados Unidos. Al poco de tenerla en su poder se tiró por una ventana perdiendo la vida. A mediados de la década de los 40 reaparece en propiedad de las princesas rusas Nadia Vygein-Orlov y Leonila Galitsine-Bariatinsky, ambas se suicidaron…

Hay quién piensa que el diamante Orlov es una parte de otro famoso diamante ahora perdido, el Gran Mogol, perdido en Delhi (India) en 1739. Aunque las versiones son contradictorias en este respecto.


El escritor británico Wilkie Collins se inspiró en este diamante para escribir su novela “La piedra lunar”.

El diamante Orlov fue cortado en tres piezas y pasó a manos de coleccionistas privados deshaciendo su maldición.

La tercera piedra maldita es el Zafiro Púrpura de Delhi cuyo propietario fue Edward Heron-Allen, quién dijo de la valiosa piedra: “Está doblemente maldita y se tiñe con la sangre y la deshonra de todos los que la han poseído”. Desde que lo adquirió a un soldado bengalí los problemas estuvieron en torno a ella.. Llegado a sus manos de parte de un soldado bengalí, el zafiro le causó problemas desde el día que lo adquirió. Heron-Allen la tiró a un río pero volvió a él cuando se drenó el río tras meses después de la mano de un joyero que conocía a Heron-Allen . Cuenta su leyenda que Heron-Allen : “encerró la joya en una caja fuerte enclaustrada dentro de otras siete cajas que tenían dentro de ellas decenas de amuletos para la buena suerte”.

En 1943 el Mueso de Historia natural de Londres, Inglaterra, adquirió la joya permaneciendo allí expuesta hasta el día de hoy.

Si algunas vez le ofrecen un diamante con una atractiva historia en la que se narra como fue arrancando de un ídolo hindú recele, la maldición puede perseguirle toda la vida…

 

 

 


Etiquetas:

Deja un comentario.