La planchette

En 1853, en Francia, el espiritualista M. Planchette, diseñó un tablero ouija que es muy similar a la que hoy día conocemos. Elija J. Nond, en Estados Unidos, le hizo algunas variaciones; William Fuld compró los derechos y poco después la patentizó. Ya en 1966, Parker Brothers le compró los derechos a William Fuld y
ha sido desde entonces su fabricante.

La ouija es el método más utilizado y el más conocido para contactar con los espíritus, sin embargo, este sistema de comunicación es el más desacreditado debido al uso informal que se le está dando, puesto que se le toma como si se tratase de un juego superficial. Cuando se utiliza con intenciones espirituales elevadas no se le debe temer temer.

Para el profesor Francisco de Asís Rovatti, quien tiene editado un interesante manual de instrucciones sobre el manejo de la ouija, dice que: “La Melo-telequineisa corresponde exactamente a movimientos musculares involuntarios y subconscientes del experimentador o experimentadores.

No quiere decir esto que se trate de un fenómeno simple como puede parecer por las explicaciones dadas. En realidad es un sistema ce comunicaciones con el subconsciente cuyas informaciones y formas de elaboración de respuestas nada tiene que ver con nuestra mente tan sujeta a equivocaciones.

Puede darse el caso, en determinadas circunstancias, que se produzca una auténtica telequinesis, es decir qué la ouija se mueva sin ningún contacto de los dedos, esto ocurre cuando la capacidad de concentración de los sujetos experimentadores alcanza límites paranormales exteriorizándose entonces una salida de energía psíquica denominada psicorragia. Pero, esto puede ocurrir en algunas y raras ocasiones. Se trata de vivencias subconscientes de los asistentes.

Existe a pesar de ello una situación que debemos poner muy de manifiesto, y es que nuestro Yo profundo, nuestro subconsciente capta informaciones de otros, y si tenemos en cuenta las demostraciones científicas de la supervivencia del Yo Transcendente después de la muerte física no podemos dejar de lado la posibilidad de que estados de relajación dirigidos a la obtención de informaciones o mensajes, estos pueden ser sugeridos o dirigidos por otras fuerzas que actuarían sobre nosotros. No se trata de hechos frecuentes, son por el contrario muy raros, pero que no se pueden descartar en la experimentación que nos ocupa”.

Los participantes deben prescindir de miedos o fobias hacia los espíritus desencarnados y permanecer totalmente relajados. Cuando la ouija se practica bajo el efecto del alcohol o cualquier droga puede traer como consecuencia efectos y resultados desagradables.

Los primeros momentos de la mañana o de la noche son los mejores para practicar con la tabla ouija, dado que es la hora en la que los espíritus desencarnados acuden con más frecuencia a la mesa, pues las horas de más luz crean interferencias.

El número de participantes idóneo es de tres a seis; un número mayor pude dispersar la la fuerza psíquica y si es un número menor de tres no se genera suficiente fuerza.

La ouija es un tablero en donde están escritas todas las letras del alfabeto de forma circular o semicircular. También deben estar escritos en el tablero los números del cero al nueve ; las palabras: si y no; las frases: no lo sé y pregunta mejor y la palabra adiós.

En la práctica de la ouija los participantes ponen el dedo índice sobre el vaso o copa de cristal (vueltas del revés), rueda, plancha (ligero de peso para que pueda éste pueda deslizarse con facilidad).

Los participantes de la sesión deben presionar suavemente el vaso y este se deslizará sobre cada una de las letras que forman la frase dictada por el espíritu para contestar a las preguntas del médium.

Se debe formular una pregunta al principio de cada sesión como: ¿hay alguien aquí? o ¿si hay alguien aquí que se manifieste? por ejemplo, y seguidamente cuando el “espíritu” responda SÍ moviendo el vaso hacia las letras que corresponden a la respuesta se puede seguir interrogando: ¿como te llamas?…Además se debe tomar nota de las repuestas para tener antecedentes en otras sesiones en caso de que se presente la misma entidad espiritual. Las preguntas deberán ser más enfocadas hacia lo espiritual o como consejos para aliviar el sufrimiento moral o psíquico que hacia lo material, puesto que los espíritus tienen una gran capacidad para ayudar en este sentido.

Los expertos en este tema de la tabla ouija, aconsejan que las sesiones se lleven a cabo durante la fase de luna llena, puesto que las comunicaciones son más claras, aunque no por ello la práctica puedan conducirnos a obtener resultados peligrosos. También se recomienda crear un ambiente propicio en el lugar en donde se vaya a realizar la sesión, como por ejemplo quemar varillas de incienso, poner algún ramo de flores, encender alguna vela y procurar que haya una luz muy suave. Para comenzar con buen camino la sesión ouija, se deberían unir las manos como en el caso de la sesión espiritista y entonar un mantra.

Se debe guardar absoluto silencio por parte de los participantes en la sesión de ouija, excepto la voz del médium que se escuchará única y exclusivamente cuando formule las preguntas a los entes espirituales que las realizará con todo el respeto y máxima amabilidad.

En el caso de que los entes que se presenten sean siempre de mala naturaleza, es debido a que alguien de los que están en la sesión de la tabla ouija no tiene las buenas vibraciones requeridas para estar en le grupo de trabajo.


Etiquetas:

Deja un comentario.