La vampira de Barcelona

Allí descubrieron que se trataba de una niña de cinco años, Teresa Guitart, desaparecida hacia dos semanas en Barcelona en Carrer de San Vicent. Así el policía entró en el domicilio de Enriqueta y comprobó como había otra niña más: Ángela. El policía entendió que aquello era extraño y preguntó a Enriqueta quién dijo que las había encontrado, pero el hallazgo de un cuchillo ensangrentado hizo que fuera llevada a comisaría.

Allí comprobaron que Enriqueta Martí había ya sido detenida en 1909 por robo de joyas y corrupción de menores, además había sido prostituta, proxeneta, “curandera”,  y en ese mismo instante añadieron dos cargos más: secuestradora y asesina.

El registro de su domicilio arrojo un macabro hallazgo:  un saco con pequeños huesos y el cráneo de un niño, también un libro con una serie de nombres codificados, amén de la receta de varios ungüentos elaborados con sangre y grasa humana… Además la casa estaba en muy mal estado excepto una habitación que estaba decorada de forma lujosa.

Ángela, la niña secuestrada dijo: “el otro día me levanté por la noche y vi cómo Mamá le tumbaba en la mesa de la cocina y lo mataba con un cuchillo”. Y es que Enriqueta Martí secuestraba niños para prostituirlos, cuando ya no les eran útiles los asesinaba y extraía la sangre y las grasas para la elaboración esas pócimas curativas que tenía en la recetas.

Enriqueta mataba por encargo de la alta aristocracia barcelonesa, y desde ese momento pasó a denominarse como la “Vampira de Barcelona”. Al ingresar en prisión fue asaltada por un alto número de reclusas que acabaron con su vida de una paliza… El juez hizo justicia y en la cárcel aplicaron su propia justicia…
Nunca se llegó a descifrar con seguridad aquella libreta de Enriqueta pero se cree que contenía los nombres de sus compradores de ungüentos, aquellos que compartían la responsabilidad de todos aquellos asesinatos. Tal vez su elevada posición social selló una investigación sobre uno de los personajes más negros y sanguinarios de la crónica negra española.


Etiquetas:

Deja un comentario.