Las extraordinarias pirámides de Guizeh

Las pirámides tienen como fin el de servir de tumbas a los faraones, ya que los reyes egipcios se consideraban dioses vivientes que algún día se reunirían con los demás dioses, particularmente con Ra. Preparándose para su otra vida, estos faraones ordenaban construir sus casas en el límite de la meseta desértica, muy cerca del río. En sus orígenes, estas casas eran literalmente preciosos palacios, hasta que el rey Zoser ordenó que se construyera la primera pirámide escalonada, la que dio pie a este tipo de construcciones y ya con la cara lisa, como las de Gizeh. Posteriormente, se siguieron construyendo tumbas en el Valle de los Reyes, grandes templos o pequeñas pirámides, pero la Gran Pirámide de Gizeh, llamada también Ajet Jufui, siempre quedó como la más colosal de todas ellas, siendo terminada aproximadamente en 2750 adC.

La pregunta del hombre actual es cómo pudo conseguir esta civilización montar estas espectaculares pirámides tan colosales, sin la maquinaria y conocimientos de ingeniería que se tienen hoy día.

Si nos centramos en la de Gizeh -aunque para todas existe el mismo misterio-, los arquitectos que la planearon tenían seguramente grandes conocimientos de matemáticas y física entre otras materias. Las proporciones y medidas son asombrosamente exactas, estando el pavimento perfectamente nivelado y habiendo sólo una dferencia de menos de 20 centímetros en el largo de la cara más larga y más corta. Los científicos creen que esta asombrosa perfección se logró de una forma muy sencilla: con nivelaciones de agua y fijándose en las posiciones del sol y las estrellas que servían como medida para las alineaciones. Y todo esto teniendo que manejar durante veinte años unos dos millones y medio de bloques gigantescos de piedra, con un peso medio de dos toneladas por bloque, aunque algunos pesan sesenta toneladas. La pirámide se compone de tres cámaras, la del Rey, la de la Reina, y, en el subsuelo, la Cámara del Caos.

De todas formas, aunque no se sepa a ciencia exacta cómo se construyeron estas pirámides, se barajan varias teorías. Una de ellas es la construcción “por rampas”, es decir, usando una especie de gradas y, mediante unos artefactos de madera, se subían escalonadamente, grada a grada, los bloques de piedra. Otra teoría apunta a que se construía una gran rampa arenosa, de forma recta, que conforme iba creciendo la pirámide, iría creciendo en altura y anchura. Una tercera teoría señala múltiples rampas, levantadas sobre cada fila para ir pasando al siguiente nivel. Esta teoría es bastante remota, pues habría muchísima dificultad en colocar los últimos bloques en cada nivel. Y una cuarta teoría, expuesta en la primavera de 2007 por el arquitecto Jean-Pierre Houdin, habla de una rampa interior. Primero los bloques irían por una rampa exterior hasta los 45 metros de altura, hasta que eran subidos mediante cuerdas por una rampa interior de la pirámide, con forma en espiral.

El caso es que teoría tras teoría, aún no se sabe a ciencia cierta cómo se lograron edificar estas colosales y bellas pirámides. Todo un misterio que sigue vigente después de miles de años.


Etiquetas:

Deja un comentario.