El estrangulador de Boston

Las primeras cinco víctimas eran mujeres maduras, ancianas; las restantes no superaban los veintitrés años de edad salvo una de ellas. Ante esta oleada de crímenes y terror la policía comenzó una frenética búsqueda tras el asesino.

Tras cometer su último asesinato en 1964 no se produjeron más muertes, la policía se encontraba bloqueada en la investigación hasta que la sorpresa saltó en 1965 en el hospital estatal de Bridgewater, su nombre era Albert DeSalvo y realizó su confesión a su compañero de habitación. Era Febrero de 1965 y la policía sometió a un durísimo interrogatorio a DeSalvo que dio muestras de conocer detalles no publicad, y secretos de investigación, que sólo conocía o la policía o el asesino… Pero había algo frustrante: no había pruebas incriminatorias contra DeSalvo.

DeSalvo tenía causas pendientes con la justicia por atracos y agresiones sexuales, era conocida como “Hombre Verde”, por los pantalones de trabajo usado en sus actos.

DeSalvo tuvo una infancia terrible… Su padre era alcohólico y lo maltrataba, enseñó a sus hijos a robar con cinco años. En 1949 pasó varios meses en prisión, se alistó en el ejército y fue destinado a Alemania. Allí se casó con Irmgard Beck con la que tuvo dos hijos. Regresó a Estados Unidos, y allí se hacía pasar por representante de una agencia de modelos y “tomaba medidas” a las universitarias… Por esto fue llevado a prisión entre 1961 y 1962. SU esposa se negó a mantener relaciones sexuales con él y DeSalvo comenzó a buscar el placer fuera de casa alternándolo con el asesinato…

DeSalvo no sabía explicar sus actos, sólo que tenía la “urgencia para matar” y elegía a personas solas mirando el hábitat del piso en los buzones. Se hacía pasar por el empleado del agua o del gas… Una vez en el piso comenzaba la pesadilla de la víctima.

DeSalvo, apodado como el “estrangulador de Boston” fue condenado a cadena perpetua por sus anteriores causas pendientes. Ingresó en prisión con esa condena y pendiente de juicio por los trece asesinatos y violaciones. Fue trasladado a una prisión de máxima seguridad, la prisión de Walpole. Allí aprendería a fabricar gargantillas de bisutería.

Albert DeSalvo murió el 28 de Noviembre de 1973 terriblemente apuñalado… Dieciséis puñaladas acabaron con su vida… Y la duda de si era él el “estrangulador de Boston” persiguió a aquellos que investigaron este caso.


Etiquetas:

Deja un comentario.