La asombrosa escalera de Santa Fe

Dado que la construcción de una escalera quitaría mucho espacio útil a la capilla, se estuvo consultando a otros arquitectos y profesionales. Éstos daban algunas soluciones que no agradaban a las monjas, pues las posibles escaleras que podrían colocarse estropearían el estilo gótico de la capilla, o bien como último recurso colocar una escalera portátil. Las hermanas no aceptaban estas soluciones, pues lo consideraban como una especie de remiendo dentro de una obra hermosa que querían consagrar a la Virgen María.

Las hermanas de Santa Fe comenzaron a rezar una novena a San José, como carpintero y esposo de María. Justo cuando concluía la novena, se presentó ante ellas un hombre buscando trabajo, diciendo ser carpintero. Como curiosidades, llegó montado en un asno y se llamaba José. Las monjas vieron la providencial llegada de este carpintero como una señal del cielo y decidieron contratarlo, aun a sabiendas de que, según los informes de los arquitectos y técnicos consultados, realizar una escalera con las características deseadas era más que imposible.

Durante medio año, el discreto carpintero estuvo trabajando diligentemente en la construcción de lo que luego resultó ser una magnífica escalera de caracol. Pero una vez pasado este tiempo, y el trabajo estuvo concluso, cuando las monjas iban a pagarle, el hombre no aparecía por ningún lado. Incluso llegaron a publicar un anuncio en el diario local para encontrarlo… pero no apareció. Diríase que la tierra se había tragado a José el carpintero.

Pero si asombrosa fue la llegada inesperada del artesano y también su misteriosa ida, no menos lo es la escalera que fabricó. Se trata de una propuesta que aún hoy asombra a los expertos y a los profesionales de la madera y la construcción. Es una preciosa escalera de caracol, de una estructura excelente, realizando dos vueltas completas de 360 grados sin ningún apoyo ni soporte central y construida sin usar ningún clavo ni ningún tipo de pegamento, sólo con uniones. Algo también muy sorprendente es que la madera utilizada en algunas de sus piezas y analizada por investigadores, no existe en la zona. El culmen de los detalles asombrosos y misteriosos es que la escalera tiene 33 escalones, que es como todos sabemos la edad de Cristo cuando murió.


Etiquetas:

Deja un comentario.