La Atlantida

Posibles Localizaciones.

Han sido numerosas las investigaciones que han situado la Atlantida en diversos lugares.

El filósofo Platón asentó las bases de este supercontinente, en sus ‘Diálogos’, concretamente en Crítias y Timeo. Él fue quien dijo que la Atlántida estaba fuera del Mediterráneo, y que superaba en superficie a Asia y Libia juntas.

De hecho, es en su obra Crítias donde da mayor cuenta de esta existencia. En ella perfila la metrópoli del imperio había sido construida en una pequeña isla circulas de costas escarpadas, con un maravilloso palacio real. Además, lo caracteriza por un estado altamente organizado, una tierra de buena arquitectura y arte resplandeciente.

Sin embargo, este continente desapareció un día que sobrevino un cataclismo que lo hundió en el mar.

No obstante, ante tal descripción se ciernes numerosos interrogantes. El primero de ellos es el lugar donde se ubicaba la Atlántida. Se cree que no muy lejos de Atenas. Una de las teorías más aceptadas es que se trata de la isla de Creta, que de acuerdo a ciertas investigaciones fue hundida por una enorme ola causada por la erupción del volcán Thera que arruinó la fertilidad del suelo con depósitos de ceniza.

Pero ¿dónde se hallaba la Atlántida? Se cree que no muy lejos de Atenas. Una de las teorías más aceptadas es que se trata de la isla de Creta, que de acuerdo a ciertas investigaciones fue hundida por una enorme ola causada por la erupción del volcán Thera que arruinó la fertilidad del suelo con depósitos de ceniza.

Con todo esto, francamente, hablar de la Atlántida es entrar en un mundo fantástico. Numerosas son las ubicaciones que se han intentado dar a la enigmática civilización atlante. Se la ha querido hallar hasta en los lugares más inverosímiles, México, Asia Central, el Sahara, España, Groenlandia, Terranova e incluso Gran Bretaña. Lo cierto es que la Atlántida ha sido siempre verdaderamente apetitosa para la mayoría de los pueblos de la Tierra, desde su ubicación hasta el por qué de su desaparición.

Otras teorías

A la teoría de Platón sobre la existencia de este gran continente, se han sumado otras posteriores que insisten en recalcar lo que ya asentó el filósofo. Una de ellas es la mantenida por el investigado Otto Much, quien definía la Atlántida como un paraíso de temperaturas cálidas, de tierras fértiles y sobre todo como un tierra rica en oro, plata y bronca. Estas características permitió a su población crecer rápidamente. No obstante, su trágico final vino, según la tradición, porque los habitantes se alejaron de su dios Zeus, quien decidió castigarlos.

Otras teorías también insisten en la existencia de este continente, aunque se desvían en la localización del mismo. El sacerdote jesuita A. Kirchner, siguiendo un estudo de la obra de Platón, establece el continente perdido en el océano Atlántico, concretamente entre España y América. Curiosamente, este dato es también mantenido por otros muchos investigadores.

El sacerdote jesuita A. Kirchner, investigador de la obra de Platón, afirmó en el año 1665 que el continente perdido habría estado en el océano Atlántico, entre España y América, dato que es compartido por la mayoría de los investigadores actuales.

Pero ¿por qué desapareció la Atlántida?

A esta pregunta, y más allá de respuestas relacionadas con el mundo de la mitología y sus dioses, intentaron responder un grupo de geólogos allá por la década de los 60.

Estos geólogos aluden, en primer lugar, a la posibilidad de que se hubiera dado un deslizamiento de las placas continentales. Según estas teorías, el continente americano se separó de Europa, Africa y la Antártida por el deslizamiento de las placas sobre las capas más profundas y viscosas del planeta. De hecho, estos geólogos afirman que esas placas supuestamente separadas si son observadas en un mapa encajan perfectamente, a excepción de un hueco que queda correspondiente a la zona entre el Caribe y España. Este hueco supuestamente coincide con el dejado por la Atlántida.

Con esta teoría se explicaría en cierta medida los detalles del relato de Platón.

© Copyright 2005 TodoMisterio.com


Etiquetas:

Deja un comentario.