La misteriosa María Magdalena

En los Evangelio apenas pasa como un personaje secundario por la vida de Jesús de Nazaret, todo ello tras ser aprobados en el Concilio de Nicea en el 326 d.C., así se tejió y deformó las aseveraciones de los Evangelios para que encajara mejor con el modelo que los obispos y el propio emperador Constantino tenían en mente…

Así “la Magdalena” aparecería primero como una endemoniada a la que Jesús exorciza sacándole siete demonios, posteriormente como una prostituta perdonada por él mismo. Posteriormente acude a la muerte y resurrección de Cristo siendo la primera persona en verlo tras el milagro en el sepulcro de José de Arimatea.

El apóstol Pedro sentía una profunda animadversión por ella, quizás por celos dada la proximidad de la mujer a la figura de Jesús y ser Pedro una persona excesivamente celosa y posesiva.

Sin embargo es la Iglesia quién ha querido oscurecer la imagen de María Magdalena, primero se trató de hacer más cómoda su imagen bíblica, identificándola como María de Betania (el papa Gregorio I), que era la hermana de Lázaro y Marta…, versión que se mantendría en las versiones del siglo IX por el arzobispo de Maguncia (Rabano Mauro) o Santiago de la Vorágine en el siglo XIII así como por Bernardo de Claraval (San Bernardo) en el siglo XIII.

Los últimos estudios desvelan que María Magdalena no era hermana de Marta o Lázaro. Era originaria de una localidad ubicada junto al mar de Galilea llamada Magdala, curiosamente una ciudad cuyos descendientes provenían de la tribu de Benjamín, que tuvo como rey a Saúl,… y el rey David…

Los más heterodoxos afirman que los novios de las bodas de Caná fueron el propio Jesús y María de Magdala…

Pero esta opción es casi una herejía para aquellos que postulan en torno al celibato de Jesús… Hoy día pensar que un joven de más de 30 años, en la Palestina de la época, no tuviera descendencia si podría ser visto como algo extraño y no lo contrario…

Así llegaríamos al llamado Grial, el Santo Grial, que no sería la copa de la última cena y la que recogió parte de su sangre en la cruz por José de Arimatea. El Santo Grial sería una derivación de “sangre real” y marcaría un linaje, una descendencia…

Los más osados hablan de una supervivencia de Cristo tras ser crucificado, sanado de sus heridas y huido a las Galias por el Mediterráneo junto a su esposa embarazada… Desembarcó en el puerto de Marsella y poco después nacería Sara, hija de la unión de la pareja y que marcaría el inicio de una estirpe real, cuasi divina…

Así el linaje real de los merovingios decía descender directamente de ella, o los nobles Cátaros…

Sea como fuere la figura de María Magdalena siempre estará cubierta por ese halo de misterio e incertidumbre de aquella que pudo ser y no fue…, ¿o tal vez si?


Etiquetas:

Deja un comentario.