Los fabulosos tesoros templarios

Pero no todos los bienes fueron confiscados para el pecunio personal del ambicioso, y ávaro, rey francés. Gran parte del tesoro fue cargado en carros con dirección al puerto de La Rochelle, aquellos osados caballeros entraron en la preceptoría de París y tomaron lo que era suyo, era un 13 de Octubre.

En aquel tesoro no sólo iba un importante cargamento en oro y plata sino también importantes documentos y reliquias traídas de Tierra Santa o de Egipto.

La leyenda nos dice que los caballeros del Temple poseían objetos tales como el Arca de la Alianza, la Sábana Santa plegada de forma que ellos lo llamaban Baphomet, las Tablas de la Ley, la vara de Aaron, el maná, la Mesa de Salomón, la Menorah… Y todo ello tras en el año 1118 unos caballeros buscan afanosamente algo en el antiguo templo de Salomón…

Así, en aquel año 1118 Hugo de Payens y sus ocho compañeros, se dice que encontraron una gran arca, aquella arca era el Arca de la Alianza…En su interior la fría piedra grabada por Dios mismo en el monte Sinaí a Moisés… Puede resultar legendario pero es lo que cuenta la otra Historia, la secreta.

Los caballeros sabedores de su descubrimiento embarcaron todas las reliquias con dirección a su patria, a Francia, desembarcaron en Marsella y de allí a la región del Languedoc… El Languedoc que siglos más tarde sería conocido por la “herejía” cátara… Por los secretos de Berenguer de Sauniere, por Rennes-Le-Chateau y por los numerosos misterios que encierra una zona donde se decía que estaba la “Tumba de Dios”… ¿o tal vez el Legado de Dios? Sus mandatos, sus reliquias bíblicas…

Aquel conocimiento secreto de los templarios, aquel tesoro más allá del oro y de la Fe, habría viajado a Europa, junto con importantes documentos y cartas náuticas egipcias y sumerias… Cartografía imposible…

Además, parte de aquellos caballeros huidos desde La Rochelle llegaron a Escocia, donde al servicio de la corona y aliados con la noble casa de Saint Clair construyeron todo un centro simbólico como es la capilla de Rosslyn… Donde bastante antes del descubrimiento de América los maestros canteros esculpieron mazorcas de maíz y plantas originarias del otro lado del Atlántico desconocidas hasta 1492 en Europa… ¿Cómo era posible si el hombre europeo no había pisado el Nuevo Mundo? Tal vez no fue así… Tal vez existieron viajes secretos con propósitos secretos…

Así en el año 1398 Henry de Saint Clair y los navegantes –y hermanos- Zeno dispusieron una expedición al otro lado del Atlántico… hasta allí habría llegado Saint Clair… Y curiosamente desde su alianza con los cabellaros del templo la bonanza económica de la familia escocesa no hacía más que crecer y asombrar… ¿De donde habían sacado tan fabuloso tesoro?

En un sello de 1214 se lee “Secretum Templi”… y representa a una persona con plumas en su cabeza jodo de adorno… ¿un indígena americano? Tiene todos los visos. Hablamos pues del conocimiento de tierras americanas, de tierras más allá del Atlántico, casi un siglo antes de la disolución de la Orden del Temple.

Pero hay más… Canarias se torna como uno de esos lugares siempre enigmáticos. Allí habrían llegado los caballeros del Temple según la opinión de investigadores como Emiliano Bethencourt, Félix Rojas, Rafael Alarcón o José Antonio Hurtado o el mismo Thor Heyerdahl quién afirmaba que Colón ya viajó a América años antes del Descubrimiento oficial de aquellas tierras para la corona española.

Y como broche tenemos al Baphomet, aquella cabeza que adoraban templarios, y tal vez el mismo Colón tal y como apuntan otros investigadores. Era un rostro sobre un paño, una cabeza de un ser humano con barba, castigada por el paso del tiempo… ¿Sería una suerte de Sábana Santa? ¿Una reproducción? ¿Una reliquia paralela del venerado Jesús de Nazaret que marcó los santos lugares en Jerusalén?

Todo está envuelto en las brumas del misterio pero la posibilidad es inquietante…

 


Etiquetas:

Deja un comentario.