Los viajes imposibles de la Orden del Temple

Parecería casi imposible pero las huellas de lo imposible comienzan a surgir:

Museo Nacional de Arqueología de la Paz en Bolivia: se descubre una pequeña figurita, de más de cinco siglos de antigüedad, que aparece tocado por una túnica o manto en cuyo pecho lleva la cruz patada, la cruz templaria… Y es una representación realizada por un indígena años antes del Descubrimiento de América.

Pero hay más, el investigador José Antonio Hurtado, ingeniero aeronáutico, encontró documentos que avalaban la hipótesis que marineros mallorquines conocían perfectamente tierras más allá del Atlántico y que dejaron plasmadas en mapas que cayeron, un siglo después en manos de un astuto navegante llamado Cristóbal Colón… Y esos documentos hablan de una relación entre estos y la Orden del Temple.

Pero hay más… Portugal fue el reino que acogió a buena parte de aquellos templarios perseguidos y tildados de herejes… Parte de aquella documentación cayó en manos de Bartolomé de Perestrello, suegro de Colón años después…, tras su enlace con la hija de éste, con Felipa Moniz, ¿casualidad?

Felipa no llevaba a aquel enlace matrimonial una gran dote pero su padre estaba íntimamente ligado al poder real y era una de las mejores bazas que manejaba el futuro Almirante de la corona española.

Bartolomé de Perestrello obtiene el rey Enrique “el Navegante” el título de “Capitán Consignatario de la Isla de Porto Santo” así como sus derechos hereditarios. Pero además el rey era familia directa de la reina de España, de Isabel “la Católica”, con lo cual se va tejiendo una increíble red de conexiones que colocan, en muy buena posición, a Cristóbal Colón en los círculos de poder de la corte.

Pero hay más…Las sorpresas no acaban: en la corte española tenía una notable presencia el Cardenal Mendoza que era el primado y el hombre con más poder del Reino, así como de la casa de los Hurtado de Mendoza; y además de la otra “esposa” del rey Juan II de Portugal…; tenía dos hijos que se criaron con el príncipe Juan hijo de los reyes, e incluso Isabel “la Católica” decía de los niños: “mirad que hermosos son los pecados del cardenal”.

Cristobal Colón recibió mucha información de Bartolomé de Perestrello y la inyección de ambición necesaria para acometer un largo viaje en busca de unas tierras que le darían poder y dinero, como nunca antes había imaginado…

De todos aquellos documentos también surgieron otros marinos con una visión “descubridora” muy especial, como el caso de Vasco de Gama…, y su fina intuición marinera…

Hay un mapa, de manifactura luso-templaria que cartografiaba tierra más allá de Cabo Verde…

Además las embarcaciones lusas, como las hispanas, mostraban en su velamen una gran cruz roja…¡La cruz patada!¡La cruz templaria!

Por último…¿ cual es el puerto mejor situado en cuanto a corrientes y vientos marinos en el centro de Europa como para alcanzar la travesía del Atlántico en busca del Nuevo Mundo? La respuesta es: La Rochelle, puerto Templario…


Etiquetas:

Deja un comentario.