Maria Magdalena, El Vaticano y El Codigo da Vinci

La primera discrepancia que surge sobre su persona respecto a lo establecido por la Biblia la hace el mismo Papa Gregorio I, conocido como El grande, quien allá por el siglo VI hace una proclamación en la que supuestamente malinterpreta el evangelio de Lucas, haciendo ver que María Magdalena era una prostituta y una pecadora arrepentid, no siendo hasta el año 1969 que el Vaticano bajo el mandato del Papa Pablo VI, hace una reforma en la liturgia y se elimina esta visión de la figura de María Magdalena como prostituta.

Por otra parte, esa visión se completa con la que dan los evangelios apócrifos, que dejan entrever una una supuesta relación de pareja entre María Magdalena y Jesús, algo que tan aireado recientemente en la famosa obra ‘El Código da Vinci’.

Además, han sido numerosos los Teólogos e investigadores que incluso llegan a especular con la idea de que la boda de Caná, citada en el Nuevo Testamento hubiera sido nada más y nada menos que la ceremonia de unión entre Jesús y María Magdalena.

A esta polémica se añade la que además habla de supuesta descendencia entre Jesús y María Magdalena. Toda una idea herética para la iglesia católica.

Si María Magdalena fue la esposa de Jesús, es más que probable que hubiera tenido hijos, sobre todo porque el heredero de David no sólo tenía la obligación de contraer matrimonio sino que, además, debía tener por lo menos dos hijos. Supuestamente, tras la crucifixión de Jesucrito, cuando María Magdalena tuvo que exiliarse, llevaba en su seno el fruto de su unión con Jesús. El hijo nacería en Francia, donde curiosamente allí ha existido el culto más activo a María Magdalena, y donde además han surgido a lo largo de la historia multitud de leyendas, tal como se refleja en el Código Da Vinci, de Dan Brown.

En esta obra, un best-seller que ha sembrado de nuevo la polémica en torno a esta historia y donde las claves que se establecen parten, en primer lugar, de que Jesús no es Dios, y que no lo fue considerado hasta que el propio emperador Constantino, con el fin de hacer finalizar las luchas entre no creyentes y cristinos, financió la redacción de una nueva Biblia que omitiera los fragmentos de los evangelios que hablaran de los rasgos humanos de Jesús, y exageraran los divinos.

Además, otra de las claves de este libro es Jesús tuvo como compañera sexual a María Magdalena; sus hijos, portadores de su sangre, son el Santo Grial (sangre de rey = sang real = Santo Grial), fundadores de la dinastía Merovingia en Francia.

Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina-femenina (como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús adoraban “el sagrado femenino”; esta adoración a lo femenino está oculta en las catedrales construidas por los Templarios, en la secreta Orden del Priorato de Sión -a la que pertenecía Leonardo Da Vinci- y en mil códigos culturales secretos más.

© Copyright 2005 TodoMisterio.com


Etiquetas:

Deja un comentario.