Rosslyn: el gran enigma templario

Pero no todos fueron apresados, algunos pudieron huir con parte del tesoro templario y embarcarlos en sus barcos, en el puerto de La Rochelle, y salir sin rumbo determinado. Unos fueron hacía Portugal donde fueron bien recibidos por el rey de Francia, otros partieron hacía tierra escocesas, al fiordo de Forth, en la isla de Mey llegaron nueve naves templarias. Allí los acogió el rey Roberto I Bruce, que había sido excomulgado por el papa y no estaba sujeto a las leyes e injusticias de la Iglesia.

 

Aquellos caballeros templarios pronto se integraron en la corte del rey de Escocia, lucharon junto a él contra los ingleses en Bannockburn, en el año 1314, en la que se lograría la independencia escosesa. Allí además, en el fragor de la batalla se demostró su valentía y pericia con las armas, algo que destacó y asombró al rey y a la noble familia de los Saint Clair.

 

En el siglo XV William de Saint Clair, príncipe de las Orcadas… Sus apellidos era una deformación del Sanctus Clarus –la luz Santa- al francés: Saint Clair. En realidad sus raíces eran noruegas, provenían de la familia de los More.

 

Los Saint Clair gozaban de una gran reputación en Europa y a mediados de siglo decidieron construir la capilla de Rosslyn, cerca de Edimburgo. La idea inicial era hacer una reproducción del Templo de Salomón, pero quedó reducido a la famosa capilla.

 

Se trabajó muy duró en sus construcción, la obra duró cuatro años. Sorprende su rica decoración donde se reflejan pasajes de la Biblia, hechos legendarios, la Pasión de Cristo… Alusiones al Temple, a la Masonería… Destaca el pilar del Aprendiz, con todas las conjeturas de si es el árbol de la Vida, el Santo Grial o el Ygdrasil o árbol mitológico noruego.

 

La capilla de Rosslyn da mucho juego para los amantes del misterio, de la simbología, de las claves ocultas. Se han realizado profundas investigaciones en torno a ella, el investigador norteamericano Andrew Sinclair refleja la relación entre el Temple, la familia Saint Clair, el Grial e incluso de viajes a América antes que Cristóbal Colón pusiera un pié en el continente americano. Así en la losa de Rosslyn puede apreciarse una figura de una espada, la escalinata del templo de Salomón y un Grial… Para el investigador la espada sería el indicio de la llegada a América años antes que Colón, los escalones representaría el tesoro templario y el Grial un gran secreto. Pero además en esa losa está tallada la figura del maíz y el agave, plantas desconocidas en Europa hasta un siglo más tarde ya que eran originarias de América…

 

En el pilar del Aprendiz se dice que podrían esconderse el mismísimo Grial y documentos y legajos del Temple, información relevante y sorprendente, incluso de determinados evangelios apócrifos desaparecidos.

 

Se han tratado de realizar diferentes catas arqueológicas no invasivas en Rosslyn, con expertos de la Universidad de Cambridge, Princeton o la Escuela de Minas de Colorado, en 1996 y 1998, pero los permisos fueron denegados ante la petición de silencio público solicitado como condición indispensable por sus propietarios…

 

La investigadora Mar Ry Bueno refería la presunta presencia de una cabeza muy especial momificada y guardad secretamente en Rosslyn, apoyada en el trabajo del antropólogo Keith Ladler… Esa cabeza tendría una significación muy especial. Sería la del Baphomet, una cabeza o rostro que adoraban los caballeros del Temple y que no sería más que la cabeza momificada, presuntamente, de Cristo. Todo ello más argumentado ya que en dicho pilar puede leerse: “Tras este pilar se encuentra la cabeza de Dios”…

 

Rosslyn, un lugar tan mágico como lleno de leyendas, ahora sólo toca desvelar sus secretos…


Etiquetas:

Deja un comentario.