La muerte de Tutankamón

Pero la momia de Tutankamón escondía mucho más… En 1968 se realiza un estudio sobre su cuerpo y se descubre una especie de fractura en el cráneo. Así se comienza a hablar de un magnicidio… “Alguien asesinó al faraón” decían los tabloides ingleses de forma sensacionalista… Incluso se dijo que su gran sacerdote Ay fue el asesino.

El neurorradiólogo Ian Isherwood, junto al inspector forense de Scotland Yard, Graham Melvin, comenzaron una amplia tarea de investigación. Reafirmaron la fractura en el cráneo del faraón, elaboraron listas de sospechosos e incluso en los intereses de los sacerdotes en un cambio… Así Horembeb (general jefe) o Ay (gran sacerdote) e iniciador de la XIX dinastía faraónica.

Así casi todos daban por buena la teoría del magnicidio de Tutankamón hasta un 5 de Enero de 2005, cuando un nuevo equipo investigó el cuerpo del faraón…, descartado totalmente la teoría del asesinato en virtud de las nuevas pruebas realizadas con modernos escáners.

Así los informes de estos nuevos investigadores no reconocían fractura craneal dando a aquellos primeros informes de los investigadores Isherwood y Melvin una explicación lógica como la de un movimiento brusco al manipular el cuerpo de faraón por parte de sus descubridores, de Howard Carter o de los propios embalsamadores.

Igualmente se encontraron defectos y lesiones óseas en el cuerpo de Tut, se halló rastros de una fractura en el fémur de su pierna izquierda… tendría una especie de cojera…

Tampoco se descartaron posibles secuelas de una infección, proveniente de una herida, y que podría haber extendido la infección a todo el cuerpo del faraón siendo la causa de su muerte.

Pero también pudo haber fallecido debido a haber contraído unas fiebres mortales, unas fiebres que pudieron haber tenido su origen en la picadura de un mosquito y en la malaria como enfermedad…

La muerte final del faraón parece que llegó por la acción de la infección mezclada con las mortales fiebres… Y aquel faraón no sobrevivió… Sería el final del último hijo del Sol.


Etiquetas:

Deja un comentario.