Lo que oculta la Gran Pirámide

Textos antiguos indican que las pirámides ya estaban en su ubicación actual cuando comenzó a florecer la cultura y civilización egipcia. Así pues las tres pirámides no sería obra de Keops, Krefén y Micerinos, sino que estos serían tres usurpadores de los tres monumentos (algo muy común entre los faraones de Egipto) y sus constructores habría que buscarlos más atrás en el tiempo…

Tampoco está clara su función como presunta tumba… ¿Por qué? Pues por que no se ha encontrado ningún cuerpo en el interior de ninguna de las tres. Cierto es que los sarcófagos parecen indicar su lugar de descanso eterno, o tránsito, para el Faraón, pero las evidencias nos dicen que no  puede ser… ¿Y si fuera una cámara de regeneración? Tal y como indica Javier Sierra en “La Ruta Prohibida” u otros autores en sus obras… Podría ser, si una persona pasa allí la noche y abre sus sentidos tiene un choque de emociones, un choque de sentimientos y creer morir para renacer… La Luz del día es como un nuevo nacimiento, una regeneración… Puede que sólo esa eso o sea mucho más…

Igualmente no hay una solo inscripción que indique que la gran pirámide sea obra de Keops, sólo un más que dudoso cartucho descubierto por Wyse en la cámara de descarga y se cree que por su grafía es muy posterior al faraón, es decir: un añadido incluso contemporáneo.

Pero la Gran Pirámide nos sigue sorprendiendo… En su interior hay una serie de pasadizos sin una función aparente, estos pasadizos de pequeño tamaño podría ser la ruta a cámaras perdidas que aún contengan el secreto de tan colosal edificación.

Fue en 1993 cuando el Servicio de Antiguedades de Egipto decidió instalar en su interior ventiladores para amortiguar la humedad que desprendía de la gran cantidad de visitantes que acudían a los pasillos de la edificación y que ponía en peligro la integridad de la piedra.

Para realizar este trabajo buscaron en Alemania al especialista Rudolf Gantenbrink, que había diseñado y fabricado un robot llamado Upuaut 2, una especie de automóvil oruga que era capaz de explorar los canales de ventilación de apenas 20 por 20 centímetros y que tienen como origen las cámaras reales. Por allí, por donde el ser humano no podía entrar, se desplazaba con perfección el Upuaut 2, y así comenzó la exploración de aquellos canales de “ventilación”, grabando en video su recorrido e iluminando zonas que la luz dejó de hacerlo hace miles de años…

Después exploraron las salidas que parten desde la cámara de la Reina, y a 65 metros de una de ellas encontraba algo que no dejaba avanzar a este vehículo. Era una losa de piedra con dos más que extrañas agarraderas, o asas, que tapaban el camino natural de Upuaut 2, que bloqueaba aquel pasillo. Pero, ¿qué hacía allí una especie de “Puerta”?

Se aplazó su investigación hasta la fabricación de orto vehículo, el “Pyramid Rover” y el 17 de Septiembre de 2002 aquel nuevo ingenio de nuestra tecnología recorría aquel pasillo en busca de aquella misteriosa puerta…

Fue Zahi Hawass, jefe del Servicio de Antigüedades quién contactó con National Geographic para venderle los derechos de aquella exploración… Y es que Egipto sigue siendo un buen negocio…

Aquello dio la vuelta al mundo y se esperaba sacar el último decreto conocido a la Gran Pirámide… La expectación mundial era máxima. Había mil y una especulación que iba desde el descubrimiento de un tesoro fabuloso, el libro de los muerto, una estatuilla de algún díos o un simple canal…

Aquel 17 de Septiembre  el “Pyramid Rover” se puso en marcha y partió en busca de la llamada “Puerta de Gantenbrink”, realizó un agujero en la piedra y por el orificio practicado introdujo una cámara que descubrió una estancia de 45 centímetros por 20 de altura y al final otra losa… No había nada más…

La comunidad científica y los aficionados a Egipto quedaron un tanto decepcionados… Se banalizó con aquel espectáculo de luces y la expectación creada todo el acto de la exploración… Pero ¿Qué hay tras esa losa? Posiblemente una nueva losa más. Hasta tres losas más siguiendo la tradición egipcia y tras ellas el canal con su salida hacía la luz, hacia las estrellas hacia las que los egipcios orientaron sus pirámides y que parecen estar indicándonos algo que, o no queremos entender, o es difícil de asimilar…


Etiquetas:

Deja un comentario.