Stonehenge: el saber druídico


Wilt se encuentra a 130 kilómetros de Londres, al llegar allí nos encontramos en medio de las verdes llanuras de la campiña inglesa, comenzamos a andar por el camino que nos conduce al lugar druídico por excelencia y nos detenemos, la visión es asombrosa, ante nosotros se alzan más de 160 piedras, bloques de gran peso, monolitos, dólmenes… Todos parecen formar una figura geométrica, comenzamos a avanzar y descubrimos que es un enorme círculo…Allí, admirados por la delicada construcción surge la primera pregunta: ¿por que unos primitivos hombres haca casi 10000 años comenzaron a construir todo este complejo ceremonial?


De repente nos sorprenden una serie de personajes ataviados con indumentarias ritualistas, con largas túnicas blancas con remates dorados y gorros frigios, parece que van a comenzar una representación del antiguo oficio druídico en la zona teniendo como epicentro al conjunto megalítico.


Sobre su edad se cierne la controversia, para unos pertenece al tercer milenio antes de Cristo y para otros es mucho más antiguo… ¿Quién lleva razón? A tenor de la alineación astronómica del conjunto megalítico, parece que su orientación es la misma que debía tener hace 10000 años cuando seguía al Sol, por tanto en torno a esa cifra debe estar su origen… Nada menos que diez milenios… Y todo un saber perdido.


Sin embargo, ¿por qué se ha elegido a Stonehenge? ¿Por qué ese lugar? ¿Por qué esa orientación? Parece que toda la zona tuvo una importancia en épocas pretéritas a su construcción, ya antes era lugar de culto para los druidas, quizás como lugar de poder, o quizás como centro natural, y telúrico, de la zona… Sea como fuere aquel sitio es mágico desde la más remota antigüedad y como tal fue honrado con la construcción de este observatorio milenario.


Lo más curioso es que los inmensos bloques de piedra empleados en su construcción fueron traidos desde la lejana localidad de Precelly, a casi 300 kilómetros de distancia, lo cual hace que esta obra confiera carácter de épico a sus constructores, por el tremendo esfuerzo que supuso desplazar estos bloques de toneladas de peso hasta su ubicación actual, por el complejo técnico creado, por las dificultades salvadas para lograrlo, por lo accidentado del terreno.


El segundo planteamiento extraño fue su construcción, asís está dispuesto en torno a importantes episodios astronómicos y por tanto su relación es intrínseca con ello. Así lo afirmó el astrónomo Fred Hoyle o Gerald Hawkins de Cambridge. Pero es que además la informática nos dice que el alineamiento astronómico de Stonehenge es perfecto… ¿como es posible? ¿En base a que Ciencia olvidada? El monumento megalítico era un perfecto observatorio que predecía eclipses, nos alertaba de los equinocios y era una perfecta computadora astronómica de piedra… Todo ello además tuvo cabida en la prestigiosa revista “Nature”.


Pero un problema obsesiona a la Ciencia: a fecha de hoy no sabemos como se ha realizado tan magna obra megalítica y eso hace que los científicos aún doten de primitivismo a aquellos sabios constructores de hace 10000 años.

 

 


Etiquetas:

Deja un comentario.