Objetos fosilizados

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Todo ello unido a otros muchos hallazgos de objetos en el interior de rocas, o ya su madera petrificada por la acción de la presión y el Tiempo, no hace dudas sobre los postulados de la Ciencia sobre la antigüedad de nuestra civilización y su grado de conocimientos y tecnología. Por definición todos ellos son Oopart. Objetos que desafían a la Ciencia, por objetividad pueden ser vestigios de otra Humanidad…

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

Cuando se estudian los “artefactos fuera de lugar” siempre queda la duda si su naturaleza “imposible” es única o se tienen otros ejemplos, en otros lugares, de igual extrañeza.

Al estudiar los objetos fosilizados el investigador, realmente, descubre como va más allá de la casualidad, más allí del simple azar… La arqueología nos ha deparado el hallazgo de otros muchos objetos imposibles fosilizados, nuevos ejemplos de la Edad de Oro de nuestro planeta, quizás por civilizaciones anteriores a nuestra Era conocida.

Repasemos algunos de esos objetos fosilizados imposibles.

Siglo XVI, exactamente el año 1572, en Perú se halla un clavo de 18 centímetros en el interior de una roca. Su antigüedad geológica, de la roca, se calculó entre 75000 y 100000 años. Se regaló al virrey español de Perú.

Siglo XVIII, año 1788, proximidades de Aix en Provence, Francia, en el interior de una cantera de material calcáreo, a 15 metros de profundidad, de encuentran columnas y bloques de piedra tallados, debajo de estos restos se encuentran piezas metálicas similares a monedas… El hallazgo más significativo fue el mango de madera de una herramienta fosilizado junto con una gran tabla de madera petrificada. Su edad se calculó en 300 millones años atendiendo a la capa geológica que las cubría.

En 1844, en Escocia, junto a los ríos Rutherford y Tweed, se halló a 2´5 metros de profundidad un hilo de oro incrustado en una roca. Se expuso en el periódico local, el “Kelso Chronicle” y se dató en 200000 años de antigüedad.

En 1845 se encontró un clavo en el interior de una cantera de piedra en la localidad escosesa de Kingoodie.. El clavo tenía una cabeza que medía 2´5 centímetros, estaba junto a una capa de grava y el resto del clavo incrustado en el interior de una roca. Su edad geológica era de 100 millones de años.

En 1851, en Springfield, el señor De Witt rompió un trozo de cuarzo que le habían regalado, de gran belleza. La tristeza se volvió curiosidad cuando en su interior encontró un trozo metálico de cinco centímetros. Era hierro forjado y parecía un clavo… Analizado más detenidamente aquella pieza metálica era realmente un clavo con su cabeza perfectamente definida… La piedra de cuarzo tenían un origen geológico de más de un millón de años.

En ese mismo año, en 1851, se encontró en Whiteside, en Illinois, dos objetos de cobre incrustados en una roca a 38 metros de profundidad. Parecían un anzuelo y un anillo… Tenían 150000 años…

En 1865, en Treasure City, en Nevada, se encontró en un trozo de feldespato los restos de un tornillo con punta, afilado. La piedra donde estaba incrustrado tenía 21 millones de años…

El 1870, un caluroso mes de Agosto, en Lawn Ridge, en Peoria, estado de Illinois, J.W. Moffit encontró algo increíble. Era una pieza extraña que estudio el profesor A. Winchell. Era de una aleación de cobre desconocida en la época. Estaba corroída, era redonda con aristas y uniforme en su espesor… El dibujo parecía una cara femenina coronada… Y parecía que ciertos detalles había sido grabados al ácido… En la otra cara representaba a un animal con orejas largas y puntiagudas, estaba acompañado por un caballo y una leyenda en una escritura desconocida… Estaba a 30 metros de profundidad y su edad se estimó entre los 100000 y los 150000 años.

En 1885, en Alemania, en un estrato de 60 millones de años, se encontró una pieza cúbica dentro de un bloque de carbón del Terciario… El Dr. Gurlt examinó el objeto y aunque se trató de explicar su origen fue imposible, calificándolo de Oopart.

En 1891, en la localidad de Morrisonville, Illinois, al romper un trozo de carbón para la estufa, la señora S. W. Culp, encontró una cadenita de oro de 25 centímetros de lardo. Su edad geológica: 300000 años.

En 1912, en Thomas, Oklahoma, un obrero en una mina de carbón rompió un trozo de este mineral, en su interior halló lo imposible: un jarro de hierro. Su edad: 250000 años.

En 1937, en Pensilvania, en el interior de una piedra de carbón, se encontró una cuchara cerámica, su edad: 200000 años.


Etiquetas:

Deja un comentario.