Los misterios del Barranco de Badajoz en Tenerife

Son sin duda, su geografía: imponente y majestuosa, así como las características de los sucesos inexplicables acaecidos en el lugar; los factores más destacados que han influido de forma determinante, a que los grandes expertos en la Ciencias de lo Oculto, coincidan, en que el lugar reúne las características de lo que podría ser una puerta a otra dimensión, o incluso, una puerta multidimensional.

Seres Blancos

La leyenda cuenta que en 1912 dos trabajadores de una de las galerías de agua que se encuentra en el Barranco de Badajoz, en concreto la más adentrada en el barranco, Izaña, se encontraban desarrollando su trabajo cuando la pared en la que excavaban se vino a bajo quedando al descubierto ante ellos una galería bastante amplia. Vieron entonces tres seres  completamente blancos que desde luego no parecían formar parte de la plantilla de trabajadores y que hicieron ademán de acercarse a ellos. A partir de aquí la leyenda se divide en dos versiones diferentes: Por un lado se dice que los dos trabajadores corrieron despavoridos hacia el cuartel de la guardia civil más cercano, es decir el de Güimar, con el objeto de presentar denuncia de lo que les había pasado. Otros cuentan que los mineros llegaron a comunicarse con lo tres seres, los cuales, llegaron incluso a indicarles el lugar correcto en el que debían excavar para encontrar agua.

Aunque la primera versión es la más extendida, en el cuartel de la Guardia Civil de Güimar nos han asegurado que no existe ningún tipo de archivo histórico en el que pudiera localizarse esta denuncia

La Niña de las Peras

La leyenda de la Niña de las Peras es una de las más populares y a la vez la que ha sufrido más transformaciones a lo largo del tiempo. Según las referencias encontradas podemos situar el inicio de los hechos entre 1890 y 1910. Unos padres enviaron a su hija al Barranco en busca de fruta pero la niña desapareció. Es de suponer que la zona fue minuciosamente rastreada por los vecinos del lugar sin embargo la niña no apareció. Al menos no en aquellos años. La niña regresó a su casa varias décadas más tarde, sin embargo para ella apenas habían pasado unas horas y cuando lo hizo seguía manteniendo el mismo aspecto que tenía el día en que desapareció.

La versión que la niña contó después de su reaparición fue la siguiente: Al parecer fue hasta el Barranco en busca de la fruta que sus padres le habían encargado y se quedó dormida al pie de un peral donde más tarde fue despertada por un ser muy alto vestido de blanco. Este ser no le inspiró ningún miedo por lo que accedió sin reparos a la invitación que éste le hizo de que lo acompañara. La niña siguió al Ser hasta el interior de una cueva en la que había unas escaleras por las que descendieron. Al finalizar del descenso se encontraron en un jardín en el que habían más seres como el que la había guiado hasta allí, todos vestidos de blanco. La niña se entretuvo unos minutos charlando con ellos hasta que al fin su extraño acompañante la guió de nuevo a la salida de la cueva y se despidió de ella.

Algunas personas nos han asegurado que la Niña de las Peras sigue viviendo aún en el mismo barrio (San Juan), pero no ha querido nunca darse a conocer.

Al igual que el caso de los tres seres blancos la denuncia de la desaparición de la niña de las peras debió de ser destruida transcurrido el tiempo establecido por la Ley.

Seres alados

La noche del 1 de julio de 1991 un grupo de personas atraídas por sus misterios,  se encaminaron hacia el Barranco de Badajoz. A determinada altura, en el ascenso por el Barranco, el grupo pudo oír una especie de aleteo, bastante cerca, sobre sus cabezas. Casi en un acto reflejo, Teyo Bermejo (destacado fotógrafo), aunque no se veía nada, comenzó a disparar su cámara. El resultado: una de las fotografías más  inquietantes que se haya tomado en el Barranco de Chamoco.

Rostros

Este rostro que el relieve de la montaña define con una nitidez sorprendente puede verse en la parte baja del Barranco de Badajoz, en la pared S.O. Se encuentra justo encima de la mina Acaymo y es conocido como la Cara del Ángel o la Cara del Niño. ¿Estamos ante un caso de teleplastia?

La isla de Cristal

A mediados de los 90 hubo una avalancha de avistamientos en el Barranco de Badajoz. Desde el interior del barranco y mirando hacia el mar podía verse una isla que según muchos testigos parecía de cristal (se comprobó que no podía ser ninguna de las otras islas Canarias) de esta isla despegaba verticalmente una luz en forma de nave, cuando la luz había alcanzado cierta altura se precipitaba a gran velocidad hacia el barranco y acababa estrellándose contra una de las paredes de este desintegrándose y desapareciendo. La noticia llegó a ser publicada en varias revistas de tirada nacional e internacional dedicadas a las ciencias ocultas e incluso el director de una de estas revistas relató los hechos en el que por aquel entonces era el programa de Pepe Navarro “Esta Noche Cruzamos el Misisippí”.


Etiquetas:

Deja un comentario.